ACNÉ

En muchas ocasiones, la piel grasa puede provocar graves problemas. El sebo bloquea los poros y se endurece gradualmente, formando puntos negros que se oscurecen y oxidan. Éstos pueden ocasionar inflamación, fístulas y manchas.

Por lo tanto, es muy importante tratar este tipo de piel cuanto antes y siendo muy constantes, ya que en muchos casos el problema puede prolongarse en el tiempo si no se realizan los tratamientos adecuados.